CONSIDERACIONES

 

  • Los Rescatistas en su mayoría son voluntarios.

Generalmente en México llamamos Rescatista a cualquier individuo que participa en labores de rescate en situaciones de emergencia, siniestros o desastres; los cuales en la mayoría de los casos son personal voluntario, en pocos casos adscritos a un organismo público o social. En la actualidad, hasta las organizaciones civiles, cuentan con Rescatistas, o realizan labores de Rescate en Zonas de Desastre, lo que desvirtúa totalmente ésta actividad.

 

  • El nivel académico de los Rescatistas en general es de secundaria.

En la mayoría de los casos los rescatistas únicamente cuentan con nivel académico de secundaria, ya que desde temprana edad participan como voluntarios en organismos públicos o sociales; formándose principalmente como TUM o Bomberos, lo cual por definición, solamente cuentan con los conocimientos para brindar atención prehospitalaria para el primer caso y para el segundo extinguir o combatir incendios urbanos. Consecuencia de esto, mucho personal que se forma como TUM o Bombero, realiza labores de Rescatista en organismos públicos, privados o sociales, en escenarios de emergencia, siniestros o desastres.

 

  • La formación de los Rescatistas la reciben en los grupos a los que pertenecen.

Todo rescatista voluntario o remunerado, generalmente recibe capacitación o entrenamiento en el organismo en la cual presta sus servicios, provocando una visión de túnel ya que cada grupo registrado o no, tiene su propia filosofía de capacitación y en muchos casos son capacitados y entrenados en varias especialidades. Estas capacitaciones las podemos observar en organismos bien definidos tales como Cruz Roja, Cruz Ámbar, Comisión Nacional de Emergencias, Bomberos Voluntarios, Rescate Alpino Mexicano, SAR Rescate, Espeleorescate México, entre otras tantas.

 

  • No existe una base de datos nacional de Rescatistas.

En nuestro país hasta el día de hoy no contamos con una base de datos fehaciente, que nos proporcione por lo menos la cantidad de personas que son consideradas como rescatistas. Esto ha traído como consecuencia que cualquier persona que porte una playera con el distintivo de protección civil, una estrella de la vida o un distintivo de cuerpo de bomberos de U.S.A. ya es considerado por todos como rescatista, quizás usurpando una función. De ahí la importancia de crear el Registro Nacional de Rescatistas (Como Persona Física), para que en su caso pueda intervenir o colaborar en situaciones de emergencias, siniestros o desastres.

 

  • No existe una base de datos nacional de Grupo Voluntarios.

En la actualidad, las únicas bases de datos existentes, las administran las Unidades Estatales de Protección Civil basados en su legislación local. Sin embargo los pocos grupos registrados, tienen la necesidad de pagar una gran cantidad de dinero por obtener dicho registro o cubrir requisitos que se salen de toda lógica. Por tal situación existen muchos grupos voluntarios sin registrar, a los cuales llamamos “patitos”. Y se debe considerar que no todos los grupos voluntarios reciben donaciones públicas o privadas para su manutención, capacitación y equipamento.

 

  • No existe un perfil general para la formación de Rescatistas.

En México, nos hemos olvidado de profesionalizar a los rescatistas, ya que después de las experiencias de las explosiones de San Juanico en el 84 y los sismos del 85, entre otros eventos, la población en general se desborda de manera altruista y se convierten en rescatistas en las zonas de desastre, sin un conocimiento técnico o de causa. Y consecuencia de la cantidad fenómenos perturbadores, no se ha definido un perfil general básico para todo individuo que pretenda ser Rescatista, entendiendo que la actividad como tal es multidisciplinaria y especializada en algunos casos.


  • No existe un perfil para la formación de Rescatistas Especialistas.

De acuerdo al párrafo anterior, al no existir un Rescatista Básico, por ende no podemos decir que existe un Rescatista Especialista. Como tal existen personas capacitadas en diversas especialidades del rescate, pero con criterios diferentes, ya que están certificados en sin fin de Asociaciones Extranjeras y cada quien es el mejor en su especialidad, lo que ha impedido poder homologar un criterio Mexicano para la formación de Rescatistas Especialistas.